NOTICIAS E INFORMACIONES

El cooperativista ¿nace o se hace?

08
Nov
2019

Se sabe que el hombre es un ser social. Por lo tanto necesita de los demás, no sólo por la necesidad de socializarse, sino también para ejercer sus derechos y satisfacer sus necesidades, gracias a su interacción con los demás miembros de la sociedad. De este planteamiento tan sencillo se puede deducir que la cooperación es una acción que se aprende a partir de la entera necesidad de satisfacción comunitaria.

Y ya que hablamos de cooperación y por extensión de cooperativismo, les ha sucedido que siempre nos preguntan ¿Cuál es tu profesión?, y casi siempre la respuesta alude a la carrera estudiada en pregrado; sin embargo, cuando nos preguntan: ¿Cuál es tu vocación?, aquello que nos mueve, eso que nos motiva día tras día, la respuesta puede variar o solemos vacilar al darla, ¿por qué?

¿Existe acaso instituto o universidad que forme profesionales cooperativistas?. Hasta este preciso momento en el que me encuentro redactando estas líneas, desconozco totalmente de la existencia de alguno.

Por ejemplo, cuando sabes y sientes que tu vocación es la enseñanza, buscas empoderar y fortalecer tus habilidades estudiando la carrera de educación ¿verdad?; asimismo, si tu vocación es el servicio en pro de la salud de las personas, probablemente busques estudiar una carrera orientada a ciencias de la salud. Y podría seguir y seguir… pero ¿acaso se conoce dónde se preparan quienes desean dedicarse al sector cooperativo?.  Probablemente se imaginen a un financista o tal vez un economista, pero permítanme comentarles que tener habilidad numérica no te define necesariamente como un buen cooperativista. Eso lo tuve claro desde mi primer día de trabajo en la cooperativa ABACO; había mucho más por aprender, por investigar y más importante aún, por apasionarme. En ese camino tuve la dicha de toparme con la oportunidad de asistir al programa en cuestión.

Por eso y más agradezco la oportunidad brindada a mi persona para asistir como alumna becada por la National Credit Union Foudation a través de la FENACREP, al Programa Development Educator (D.E.) en mayo de este año.

Me habían hablado bastante sobre la experiencia “Development Educator (D.E.)”, debía de estar preparada para la semana más intensa y a la vez más productiva de mi vida, había sido advertida. Sin embargo, la estructura del curso permanecía en secreto (bajo cinco llaves), era mi momento de vivirlo y no dejar que me lo cuenten. 

Claro que hice mi propia investigación, no podía lanzarme a la piscina sin antes saber si estaba llena o no. Mujer precavida vale por dos, dicen por ahí. Lo único que pude encontrar sobre el curso, antes de viajar, fue la misión (disponible en la web de la NCUF). La misma que comparto a continuación:

“La misión del Programa DE es ayudar a los líderes establecidos y emergentes dentro del movimiento de las cooperativas de ahorro y crédito a comprender y aprovechar el modelo de negocio único de las cooperativas de ahorro y crédito para servir a los miembros y las comunidades, de formas nuevas y mejores.”

Y partí con ese único conocimiento… hoy, creo que fue todo lo que debía saber para no sabotearme la entera experiencia.

Este programa no comprende mallas curriculares convencionales, o exámenes de mitad de periodo; sino más bien vivencias y experiencias que se tornan bastante objetivas cuando empatizas con ellas y las haces tuyas. Se preguntarán ¿cómo se aseguran de que todos alcancen el objetivo del programa?, pues logran que tú (líder cooperativo) hayas recordado por qué y para qué existen las cooperativas en tu país y cuál es tu misión dentro de ellas. Con ello vuelvas a tus funciones con un propósito claramente definido. Yo sentí que había encontrado mi lugar y mi propósito en el movimiento cooperativo y mi COOPAC.

¿Con qué me quedo?

Con lo vivido y aprendido a través de Chad, Heather y de mis nuevos amigos cooperativistas. ¡Qué enriquecedor poder aprender de otras experiencias ajenas a tu realidad, el poder recoger lecciones aprendidas y buenas prácticas! ¡Qué bonito poder contribuir con lo tuyo alrededor del mundo! 

El programa D.E. me permitió conectar con mi vocación, reconocer y ensalzar mi predisposición a ayudar a quienes más lo necesitan. Ha regresado una Melissa totalmente conectada con la misión del movimiento cooperativo peruano y llena de ideas para colaborar con su desarrollo.

Estoy segura de que ustedes, amables lectores, entienden la importancia de preservar un ecosistema financiero sostenible basado en la ayuda mutua. Los invito, entonces, a representar a su institución, conocerla más y ser sus embajadores, con la fiel convicción de convertirse en el aliado que nuestro socio necesita para alcanzar sus metas.

Melissa Leiva.

Analista de mejora continua – COOPAC Abaco

 

Nuestro modelo de negocio

Necesitamos comprender a las cooperativas de ahorro y crédito como instituciones financieras con un modelo de negocio distinto al de la banca tradicional, y eso es enseñanza vital de este programa.

¿Qué nos diferencia?   

En las cooperativas la cabeza y el corazón nunca están separados, se conectan por naturaleza y elevan a la “n” el potencial interno. La cabeza es nuestra fábrica de ideas, con ella logramos siempre poner a disposición de nuestros socios nuevos productos y servicios. El corazón, en cambio, nos permite agregar la cuota de customización a esos nuevos productos o servicios, permite hacerlos a medida, pensando en lo que el socio más necesita y lo que sabrá aprovechar. 

¿Cómo hacer que funcione?

La clave es entender nuestro modelo de negocio, como funciona una cooperativa, qué público atiende, por qué son socios y no clientes, qué beneficios conlleva convertirse en socio; así como las responsabilidades y obligaciones que se asumen. De igual manera, nuestra estructura orgánica, única en su género, conformada por nuestros socios y con enfoque en ellos. Asimismo, me permito resaltar la importancia de fortalecer nuestra identidad, lo mismo que solo podrá ser alcanzado si es que interiorizamos lo descrito líneas arriba.

Entonces, ¿los números no son relevantes?

Sí, lo son. Recuerden que una utilidad positiva no es solo el reflejo de una buena gestión, también permite ser rentables para nuestros socios y continuar con el ciclo de la ayuda mutua con la finalidad de convertirnos en su mejor solución.

 

Escrito por: Melissa Leiva Montejo / Analista de Mejora Continua / COOPAC Abaco

aliados estratégicos